sábado, 26 de diciembre de 2015

Entrenamiento de Tarot Integral Intensivo Madretierra

DEL 21 AL 24 DE MAYO 2016
TRASLASIERRA-CORDOBA
 
Te invito a ver la vida desde otra perspectiva, la del tarot...
El tarot es un juego de símbolos, que tiene varias utilidades, la más reconocida es la lectura del futuro, sin embargo no es la más importante o útil.... según mi ver, el tarot es una herramienta para transitar el camino de conocimiento hacia nuestro ser interior.
Mi experiencia es tal, y comencé este camino como aprendiz ...

Si escuchamos y atendemos nuestro interior podremos reconocer nuestros propios recursos y limitaciones. Por lo tanto estaremos preparados para enfrentar los desafíos de la vida y seremos capaces de comunicarnos con nuestro entorno y nuestro propio ser, porque sabremos que dar y como dar, que pedir y como pedir.

se dictará...
en 4 días intensivos
Esta formaciòn esta orientada a ser un cambio en tu vida, màs una herramienta de labor si asi lo deseas.

Introducciòn del tarot
Arcanos mayores
Arcanos menores
geometrias de tiradas
prácticas

Todo esto acompañado de danzas, cantos, limpias, herramientas de protección, entre otras cosas...

Se hace entrega de un cd con manual Y Certificacìón Madretierra

Acompaña en la tarea Amorina Amato, cantante, danzarina, artista plástica!!!


Dicta: Zulma Moreyra, 15 años de Madretierra tarot

Iniciando tarotístas activas y receptivas.
 

lunes, 7 de diciembre de 2015

El hechizo de mar

Por Madretierra

 

Ella había compartido con otros antes, siempre fue igual, siempre le gustó le gustó la energía abrazadora y sanadora, el vértigo, las cosquillas en la panza, pero nunca fue así. En aquel momento, quién sabe por qué, fue distinto.

 

La primera vez que lo vio era de noche, en el silencio él parecía más grande e imponente, pero pudo reconocer en aquellos breves minutos toda la inmensidad de su ser.

Tal vez fue el fuego que crispaba como deseoso o las mujeres entregadas a su alrededor, aquella fue una noche muy fuerte donde el dolor fue quemado en pos de una transmutación, niñas llorando dolores antiguos, quitándose capas de linaje sucio, oculto y sangriento, vestigios de penas guardadas generación tras generación, quizás fueron las lágrimas de sal de aquellas mujeres las que llamaron su atención, ella sólo sabe que cuando lo vio, él estaba allí como un oculto y silencioso espectador.

Fueron cuatro días, el romance sólo duro cuatro días, unas pocas horas que le cambiaron la vida.

Al otro día no se encontraron, pero ella lo escuchaba de lejos, lo oyó reír con carcajadas abiertas y sinceras, hasta creía verlo sacudirse el cabello al reír, no estaba segura. Más entrada la noche lo escucho contar una historia de otros tiempos, de nativos del lugar, de guerreros y doncellas indias en caballos negros y salvajes, de abuelos sabios que eran escuchados, de tribus hermanas que reunían en las sierras cercanas para unificar pensamientos y honrar a sus ancestros. Hasta creyó oírlo llorar en un murmullo calmo muy a la madrugada.

El real encuentro se dio el tercer día, aquella mañana ella lo escuchó gritar, muy enojado, lo conoció en su violencia, hasta parecía peligroso. Ella me confesó que le dio miedo, no sabía el motivo de su enojo pero el alboroto de su ira se hacía sentir, hasta los árboles, transmisores de su voz, repetían como un eco con ademanes escandalosos sus palabras. Luego se fue calmando y para el momento del encuentro la tormenta ya había pasado. Ella fue donde él, se paró delante, lo miró largo rato y él la dejo ser. Se miraron, se olieron, se sintieron, se reconocieron como dos seres vivos llenos de amor, el silencio fue su testigo. Él fue el primero en avanzar, la envolvió de los pies a la cabeza con su cuerpo entero, ella lo dejó; él la mojó y ella bebió néctar; él le susurró y ella sucumbió al llanto, plácida y entregada. Así fue como, entre fluidos salados y dulces, se selló este amor. Ella prometió volver, él prometió esperarla.

El último día se despidieron de mañana, con el sol entregando diamantes a los cuatro rumbos y un suave viento cómplice alborotándoles el alma.

No hubo palabras, sólo miradas, él le dio obsequios que trajo de sus viajes y tenía bien guardados, durante mucho tiempo, para la mujer de sus sueños; ella le entregó su rubí seco, cristal mágico interno, sangre de su sangre, brillo manifiesto de sus progresos, néctar de sus deseos.

Ella nunca volvió a ser la misma, piensa en el mar durante el día y durante la noche, siente un mar en su ser.

Así fue como el mar la hechizó.
 
escrito para la revista Mujeres Divinas

Cuando los sueños se cumplen

Por Madretierra

Recorrimos juntos un bello año, donde compartí con ustedes mis miedos, anhelos y experiencias fructíferas. En esta entrega quiero hablarles sobre cómo hacer realidad tus sueños.

¿Alguna vez te pasó decir deseo una casa en...desearía viajar a...quisiera tener un trabajo en el que.... y lo dijiste mirando a lo lejos, inflamando el pecho y con un cosquilleo en el estómago? Si esto te pasó seguramente tu deseo se cumplió. Si lo expresaste con sarcasmo, con una mínima duda o con algún temor escondido, seguramente nunca se cumplirá.

Los sueños son manifestaciones del inconsciente, y el quantum emocional que le ponemos al lanzarlo al universo en palabras es la energía vibratoria atrayente. Si manifestás con seguridad llega, si manifestás con miedo este hace de barrera y no permite la manifestación de este sueño.

Solo basta recordar la cara de un niño cuando describe lo que desearía, para darnos cuenta que siempre tuvimos el poder de manifestar nuestros deseos, solo que la adultez, mal comprendida, nos aleja de nuestra esencia, permitiendo el olvido de nuestras capacidades innatas.

Muchos cuentos infantiles hablan de esto. ¿Recuerdan Aladino y la lámpara maravillosa? El joven frotaba la lámpara y salía un genio, capaz de conceder tres deseos. El acto de frotar, es el mismo acto de amasar, de lustrar o acariciar. La lámpara, cavidad, recipiente, cuenco, cáliz, caldero, cuerpo o útero y el genio es el ser mágico que todo lo puede, el ser que está dentro, la esencia.

Tres deseos, número mágico desde tiempos ancestrales. La madre, el padre y la manifestación de ambos: el hijo. El poder de lo concreto, el resultado.

Hay tiempos donde en la dimensión energética, se abren portales que facilitan la concreción de estos deseos, como el 24 de diciembre a las 00:00 horas. No te pierdas la oportunidad de alzar tu copa, soltar tu cuerpo, respirar profundo cerrando los ojos y solo imaginarte con tu sueño cumplido.

Hacé la prueba, pero recordá que si aparece un atisbo de miedo o duda, el sueño desaparecerá.

Esta navidad puede ser tu oportunidad. Bendiciones, yo brindaré por nuestros sueños concretos.

Zulma.
 

El poder de la visualización

Por Madretierra Tarot

Alguien me dijo una vez: Si no te gusta, podés cambiarlo, y yo le dije: Ah sí, como que fuese tan fácil. Y un día lo decidí, y probé, “si no me gusta cambiaré mi realidad”, dije, y así fue.

Por estos días las cartas parecen dar el mismo mensaje para todos: Cambiá tu forma de pensar. Pareciera que solo llegan a las consultas hombres y mujeres con pensamientos negativos y pesimistas.

Tal vez sea que estamos llegando a fin de año y estamos agotados, o será la situación socio económica que no está siendo la mejor para nosotros, quizás los últimos eclipses de luna nos han alterado. Lo cierto es que muchos nos hemos sentido desahuciados.

Este puede ser un sentimiento momentáneo y pasajero, todos tenemos momentos de bajón, todos algún día nos levantamos sin ganas, el problema aquí es cuando estos días se estiran a meses y a veces hasta años.

Solo por hoy escuchá tu mente, ¿Cuál es tu primer pensamiento al despertar? ¿Agradecés la vida o te quejás por despertar temprano? ¿Te estirás en la cama o solo salís de ella con fiaca y sumisamente?

Observá lo que pensás, sentís y decís, ¿Cuántas frases positivas has dicho al cabo del día y cuantas negativas?

Te invito a que mirés tu rostro en el espejo, ¿Dónde y cómo tenés pliegues? ¿Alrededor de la boca, en la mejilla y en el entrecejo? ¿Son líneas verticales o siguen las formas de tu rostro?  Pues esta es una buena observación de cómo encarás la vida.

El pensamiento es el origen de todo, la energía y las acciones son sus manifestaciones. Comenzá a probar la magia de la coherencia, pensá algo positivo, comenzá a manifestarlo todos los días varias veces en el día, manifestalo, creé y sentí, podés visualizarlo, o simularlo. Esperá un ciclo, un año. De noviembre a noviembre, sostenelo y verás cómo tu deseo se convierte en realidad.

Bendiciones.
escrito para la revista Mujeres Divinas

Confesiones de primavera


Por Madretierra Tarot

Queridos lectores, con la confianza que amerita nuestra relación, hoy vengo en son de confesión.

Este mes que pasó fui secuestrada en varias oportunidades, por dos desquiciadas que no se ponían de acuerdo, supongo que por ello me secuestraban de a ratos y me devolvían, lo que permitió que mi familia jamás se diese cuenta. La primera vez fue la más difícil y terrorífica.

Una de las secuestradoras, la más flaca, pálida y seria, reclamaba razonablemente el porqué meterse en cosas desconocidas, porqué no quedarse con lo que ya tenía que parecía suficiente. A lo que la otra, regordeta de cara buenuda, más amorosa, hablaba de los sueños de la vida, y el de seguir la voz del corazón.

Terminaron bastante mal, resentidas y ofendidas entre ellas, hasta que la más buena se enfureció e insultó y allí me devolvieron a mi vida sin más explicación de que seguro volverían.

Cada vez que me encontraba sola y relajada, aparecían y me llevaban y la discusión comenzaba. Una decía que lo mejor es disfrutar de lo que tenemos, las cuentas concretas y redondas, nada de esas tonterías de arriesgar, porque eso es para necios soñadores. La otra refutaba, con parsimonia y seguridad, que cuando el alma cosquillea hay que escucharla porque es más vieja que la razón y ha vivido más vidas. Cuando algo está predestinado el universo conspira para que esto se concrete.

Hace unos días me buscaron por última vez, una a cada lado me tomaron de los brazos y comenzaron su acostumbrada discusión.

La razonable me decía: “Esto es lo que querías, siempre lo deseaste” y la soñadora continuaba: “¿Estás segura que solo esto deseabas?” La razonable me dijo con fuerza: “quedate quieta dónde estás, aquí todo es seguro, conocido.” La soñadora me dijo: “actuá con sentido común y todo va a estar bien.” Y por primera vez pregunté: “¿Qué es el sentido común? La soñadora respondió: “el sentido común es el que tenés cuando te hallás en tu centro, tendrás que ir muy dentro tuyo, y cuando llegues allí cerrá los ojos y respirá, solo respirá en la soledad de tu ser infinito y sentí la vibración de tu cuerpo, a conciencia, en equilibrio entre la razón y los sueños, la mente y los deseos, el consciente y el inconsciente, y ahí, bien anclada desde tu centro vas a escuchar la voz de tu sentido común guiándote hacia donde te tenés que dirigir.”

En ese viaje estoy queridos lectores, hacia mi centro para encontrarme con mi sentido común. Los invito a que escuchen la voz de sus sueños y busquen la brújula para el camino a seguir.

 

Una brújula por favor


Por Madretierra Tarot

 

Las vivencias de este último tiempo me llevan a reflexionar sobre qué está pasando en la sociedad, hacia dónde se conduce y si realmente va hacia algún punto.

 


Hace unos días entré en una tienda de ropa donde una mujer le hacía sacar todos los sweters del mismo modelo pero distintos colores a la vendedora, a lo que resultó un: “No. Gracias, quería de color marrón”, justo el color que no había. Esta situación me recordó una época, hace más de quince años, cuando tenía un negocio y la gente hacía lo mismo. Sobre todo recordé un caso especial de pérdida del sentido de la gente, cuando una mujer también entró al negocio y pidió tornillos y nosotros sorprendidos le respondimos: “Señora, esto es una fiambrería, no vendemos tornillos”. La señora muy ubicada en su deseo, o muy perdida en su realidad, nos respondió: “Si si, ya lo sé, pero pensé que podían vender tornillos también”.

A las consultas de tarot llegan muchas personas no sabiendo lo que desean pero seguras de que lo quieren ya mismo.

¿Qué nos está pasando como sociedad que no sabemos qué es lo que necesitamos para satisfacer nuestros deseos? ¿Hemos perdido nuestro norte? ¿O hemos perdido nuestro centro? ¿Qué genera perderlo? ¿Cómo recuperarlo?

Perder nuestro norte es no saber hacia dónde vamos, hacia dónde nos dirigimos como seres humanos, como personas individuales y grupales. ¿Para qué vivimos, cuál es la finalidad de transitar esta vida sino es la de ser mejores personas, superarnos a nosotros mismos día a día en espíritu, abundancia e inteligencia?

Pero es muy difícil saber hacia dónde vamos, si no sabemos dónde estamos, si no conocemos nuestro centro, el ser más intimo, mi yo más personal. Y aunque parezca irreal esto no sucede muy a menudo, no hay muchas personas que sepan realmente quienes son. Y ahí comprendo todas las vivencias anteriores, la mujer buscando tornillos en la fiambrería o la gente que no sabe qué quiere pero lo quiere ya.

¿Qué genera la pérdida de sí mismo? Ansiedad, estrés, baja autoestima, miedos, resentimiento, envidia, sin hablar de las enfermedades físicas como gastritis, cáncer de colon, psoriasis, e infinidades de otras enfermedades. Si tenés alguno de estos síntomas, comenzá a ir hacia atrás en el recuerdo y corroborá en tu vida en qué vuelta perdiste tu centro.

Dedicá tiempo al silencio, compartí momentos con gente que te hace bien, solo hacé lo que te haga feliz, reí y bailá todos los días, por cualquier motivo y a veces sin motivo, da cabida en tu cerebro a pensamientos positivos y altruistas, eliminá los destructivos; escuchá tu corazón y creé en él. Tomate un tiempo y mirá hacia atrás en el recuerdo, encontrate con tu niño, jugá con él y pregúntale, si está orgulloso de vos, y que es lo que más desea que hagas por él. Nadie más ubicado en sí mismo que nuestros niños.

Deseo que encontrés pronto la brújula de tu vida, para que te dirijas rápidamente hacia tu objetivo y no te confundas, te marees o pierdas tiempo en otros que jamás te harán feliz.

Bendiciones en la búsqueda.

Zulma.

Escrito para la revista Mujeres Divinas

Agosto, mes de la Pachamama

Por Madretierra Tarot

 

El maíz, para los pueblos originarios americanos, representaba la tierra, la abundancia y la nutrición. Era una planta sagrada y esto lo tenían presente al momento de alimentarse con la planta.

 

El maíz es la representación de la Madre Tierra en todo su esplendor, es un semillero constante y creciente que tiñe de oro verde los campos sembrados. Maravilloso sería volver a recuperar en él nuestro poder y sabiduría ancestral. Soltar las manos que lo mutilan y lo transforman en plantas sin nutrición y sin futuro, recuperar los tiempos en que una planta daba dos mazorcas y cada una de ellas más de trescientas semillas fértiles.

En qué momento perdimos ese poder de abundancia, en que estábamos pensando cuando cedimos nuestra capacidad de nutrirnos y de sanarnos.

Alcemos juntos nuestras voces y en el mes de la Pachamama honremos nuestra capacidad de creación y abundancia, volvamos la mirada a la tierra y recuperemos nuestras semillas y nuestros valores. Primero las internas para comenzar a recuperar las externas.

Comienza un nuevo ciclo y nuestros ancestros lo celebraban honrando el poder de abundancia de nuestra Madre Tierra. Aun hoy se mantienen las tradiciones, el 1 de agosto es la celebración de la Pachamama, fuente inspiradora del bienestar del pueblo y de su protección. Ofrendar con respeto, amor y dignidad en agradecimiento y a la vez pidiendo trabajo y abundancia.

Te propongo una simple y amorosa ceremonia que podés compartir con otros o hacerlo en la intimidad. Prepará en una bandeja o canasta, semillas, chicha o caña con ruda, polenta, alguna comida rica, prepará algunas hierbas aromáticas como menta, burro, romero o yerba buena, entre otras, agregá un matecito si es tu infusión diaria. Sahumá tu hogar con lavanda, romero, palo santo o lo que tengas a mano. Encendé un fuego o una vela —vienen unas velas en forma de choclo— abrí un pocito en la tierra de tu jardín, sahumá el pozo y comenzá a depositar amorosamente y a conciencia las ofrendas.  Podés poner elementos que representen tu trabajo o tus deseos —no siembres cosas de plástico ni de vidrio—. Hablale a la pacha comenzando diciéndole quién sos, y agradeciendo por todo lo que has tenido en el año, luego pedí humildemente lo que deseas o estés necesitando. Lo último que hay que agregar es la yerba del mate y la vela o unos carbones del fuego, tenés que dejarlo hasta que se consuma. Poné alrededor unas piedras marcando ese lugar como la boca de tu tierra. Concluí con una canción o una oración.

Esta ceremonia se puede realizar con la familia o amigos y terminar en una mateada o compartir algo rico.

Recuperá tu capacidad de creer en tu propia abundancia, la Madre Tierra siempre ha sido generosa con sus hijos, y este año también lo será.

Escuchá la voz de la Madre Maíz, el susurro de sus hojas, el moler de sus granos y confíá en la Madre que te sustenta y en vos mismo que estás buscando las posibilidades del cambio. Cada uno puede ser esa semilla de maíz, que pronto se multiplicará y traerá más nutrición a su pueblo. Que así sea, que así sea, que así sea.

Mis bendiciones y todo mi amor.

Zulma.

Escrito para la revista Mujeres Divinas

Enfrentar oscuridades


Por Madretierra Tarot

 

Dicen que el tiempo más oscuro es antes del amanecer y esto es julio en el ciclo del sol.

 


No estamos muy acostumbrados a enfrentar nuestras sombras, ni mucho menos a hacernos cargo de nuestras oscuridades, de hecho tendemos a no hacernos cargo. Siempre la culpa o la responsabilidad es del otro, simplemente porque no aceptamos nuestra parte oscura.

La luz y la oscuridad son parte de la misma persona, así como la noche y el día son parte de un día completo, así como el nacimiento y la muerte lo son de la vida entera. Son complementarios entre sí, uno sin el otro no puede existir.

El ocultar y negar nuestras oscuridades, ha generado una sociedad enferma, que constantemente está al borde del brote psicótico. La violencia y las aberraciones de las cuales somos víctimas, o victimarios, constantes es parte de esto.

Una persona que niega su sombra es una bomba de tiempo, el reloj hará tic tac hasta que en algún momento explote, pudiendo ser una gran explosión o una pequeña.

Por ello, reconocer y darle un lugar a nuestras sombras es el comienzo de una vida sana y armónica. El otro gran paso es laborarla. Siempre detrás de una gran sombra hay un sentimiento de miedo o dolor. Si nosotros encendemos una vela en ese sentimiento y lo sanamos la sombra se iluminará.

Este es un tiempo maravilloso para laborar con nuestras oscuridades, la noche cae sobre la tarde y la luz tarda más tiempo en llegar en la mañana, ¿será entonces que la luz y la oscuridad están buscando un equilibrio?

Solo la reflexión, nos permite reconocernos, dejá de lado todo aquello que te penetra, como la televisión, computadora, música y solo entregáte a una observación de tu ser.

Sincerate y abrite a las posibilidades, qué sucede con tus emociones cuando te enojás, qué sentimientos y emociones te invaden cuando sentís dolor, o ¿solo trae a tu mente esos momentos donde sentimientos oscuros aparecen? ¿Sos capaz de sentir odio, rabia, ira? Podés engañar a todos menos a vos mismo, respirá profundo y aceptalo, ese también sos vos. El que mintió, el que provocó dolor a otro, el que faltó a su palabra, ese ser aunque te avergüense también sos vos. Aceptalo, amalo y perdonálo, y ahora mirá más allá, y buscá qué sentimiento generó esa acción, no te quedés en la justificación, es un lugar muy cómodo pero no sana ni ayuda en nada, traspasala, y ocupate de recomponer la raíz del problema. Atendete, reconocete, mimate y si solo no podés, buscá ayuda. Reconocer que necesitás ayuda, no es sinónimo de debilidad, es sinónimo de madurez. Si es miedo aportá frases que te den confianza, si es dolor solo mimate y ocupate de vos.

Fluí con las energías naturales, y verás que todo comienza a funcionar más armónicamente.

Bendiciones, Zulma.

 

Noticias que alegran el alma


Por Madretierra Tarot

He prometido algo que no se si pueda cumplir, pero lo intentaré, y para hacerlo me centraré en aquellos hombres que sostienen mi vida, mis grandes amores: mi compañero y mi hijo; y mis amigos magos.

 


Se despertó aquella mañana con la sensación de que el mundo giraba, no sabía lo que había sucedido la noche anterior, pero estaba seguro que todo era distinto. La comisura de la boca y el cosquilleo en el estómago fueron el resultado de las últimas palabras de ella: “Estoy embarazada”.

Así, de golpe, recordó todo y realmente el mundo giraba y todo era distinto. Una felicidad desconocida lo invadía, recordó el beso largo con que selló la despedida en el aeropuerto con su amor. Después de eso: saltos, pasos apurados, ganas de reír, angustia y preocupación, ganas de contarles a todos aunque no lo conocieran, iba a ser papá. No lo habían planificado, pero llegó, no sabía si iba a poder con lo económico, con los compromisos, ¿Cómo era ser padre? ¿Cómo es amar a alguien que no conocés? ¿Actuaría como su papá? Las dudas y la felicidad lo inundaron nuevamente como un cóctel poderoso de las bebidas más fuertes. Tuvo que despabilarse porque alguien entró en la habitación, dos patitas pequeñas y dos brazos adormilados intentaban subir a la cama, hizo upa al niño, lo abrazó fuerte y le contó: “¿Sabés una cosa Franco?, voy a ser papá”, Franco lo miró, le sonrió y siguió durmiendo en sus brazos.

Franco no tenía más de 4 años, él ya existía cuando conoció a su mujer. “Venimos juntos, somos un combo”, dijo ella cuando decidieron vivir juntos, los tres.

Siempre fue así, pero ahora él iba a ser papá de un hermanito de Franco, y no sabía si iba a poder serlo. Las preguntas y pensamientos lo llevaron a los primeros encuentros, mirando la carita de Franco, las imágenes aparecieron, la primera vez que mamá viajó y se quedaron solos en el living, charlando hasta la madrugada de duendes, dragones y caballeros con espadas de luces; el día que su mujer lo llamó y le dijo: “Estoy en el hospital con Franco, se quebró el brazo”, su angustia y la desesperación de verlo que le dieron en ese momento; la primera vez que se despertó y Franco dormía abrazado a su cuello, el primer día del jardín que fueron juntos con su mamá y se presentó como el marido de la mamá de Franco y el niño grito alegremente: “¡Mi papu!”.

Y las lágrimas llegaron y brotaron junto con besos y el entendimiento, que no se aprende a ser padre sino que se siente ser padre, que Franco lo había hecho padre, mucho tiempo antes de que él mismo se diera cuenta, desde la inocencia y el amor desinteresado. Que este nuevo hijo era el regalo amoroso de la vida, para él y su familia.

Les diré, lectores míos, quien quiera oír que oiga, desde mi amor más sincero a los hombres que sienten ser padres: ¡Feliz día del Padre!

Bendiciones.

Zulma.

Escrito para la revista de Mujeres Divinas

La Emperatriz


Por Madretierra Tarot

 

Mayo, para mí, es el mes de la madre, es un mes donde todos y todas laburamos un poquito con este arquetipo. Tal vez porque este mes el sol entra en Tauro y este signo está regido por Venus, un planeta absolutamente femenino; o porque el símbolo antiguo de la Gran Madre eran los cuernos curvos, simbolizando las fases de la luna; o simplemente porque este mes cumple años mi madre y para mí es muy significativo.


Mi madre es una mujer simple, muy taurina si se quiere, servicial. Ella siempre está donde la necesitan, cocina riquísimo y es su manera de demostrar su amor, porque es medio “seca” y le cuesta el abrazo y los besos como todo toro. Pero, en su atención y su nutrición, está todo el amor, es capaz de aprender una receta sólo para agasajarte, para mí que no se cocinar, eso toda una demostración de amor.

El arquetipo de la madre en el tarot es La Emperatriz, no es más que mi madre misma. No es más que una mujer taurina, abundante, que consigue lo que quiere cuando se lo propone, valiente y decidida a dar y proteger con alma y vida a sus hijos. El arquetipo de la madre en el tarot representa ese ser omnipresente para un bebé, el todo, el abrigo, el nido, el alimento, el mimo.

Hay un tiempo en que todos necesitamos tomar distancia de ese modelo, y es justamente para acercarnos a él. Pero ya no vinculados, sino como protagonistas del mismo. Este tiempo puede ser doloroso o difícil, pero necesitamos diferenciarnos de nuestra madre para crecer como hijos y convertirnos en padres. Indica un antes y un después en el vínculo con la madre, es tiempo de asumirnos como seres independientes.

Para todos, en la niñez, nuestra madre es la heroína, la protectora, la que ama, la nutricia. En la adolescencia esa misma madre se convierte en un neandertal desconocido llamado “Dora”, la limitadora, la perseguidora, la acusadora, la descalificadora y demás doras, este es exactamente el quiebre. Es bueno no quedarnos en esta etapa y pasar el resto de nuestras vidas no haciéndonos cargo y acusando a nuestras madres por todo lo que nos pasa y continuar en la queja.

Cuando crecemos las mujeres atravesamos el arquetipo de La Emperatriz y los hombres del Emperador. Esto no llega porque hemos tenido un hijo, llega cuando somos padres, actuamos y sentimos como tal. Un padre o madre inmadura es un hijo que no ha superado la etapa de la madre heroína o la etapa de madre “Dora”.

Reconocernos como padres nos permite ser creadores. Nos da la posibilidad de ser generadores de nuestro propio destino, en libertad e independencia, es lo que muchos llaman madurez.

Yo me quedé algún tiempo con el dolor de no sentirme querida por mi madre, por algunas cosas que suponía. Un día pude volver mediante un ejercicio en círculo a la panza de mi progenitora, donde, pese a que me resistí porque creí sentir su rechazo, me sorprendí sintiendo sus caricias y una melodía. También cierta tristeza y confusión de su parte, pero fundamentalmente amor, un amor que superaba todo obstáculo, tan fuerte que se mantuvo latente en mi recuerdo físico y emocional y volvió a aflorar en ese momento, cuando volví totalmente conmovida por lo sentido, ella cuidaba mis hijos en y me senté —mate en mano— a contarle todo lo que había vivido, y mi madre me dijo muy sencillamente: “Zulma, es cierto, vos no fuiste una hija buscada, sí muy esperada porque yo te amé desde que supe que estabas en mí”. Y toda mi vida se resinificó en amor y sanación. Por eso hoy puedo ser La Emperatriz, nutriendo y nutriéndome, abundante y plena, madre y amante, madre y esposa. Sobre todo mujer independiente creadora de mi universo.

Mi madre es una mujer simple, servicial, hacendosa, que comete muchos errores como yo porque somos humanas y estamos aprendiendo, y ya no es la “Dora” porque ahora me responsabilizo de mis acciones y sentires. Es esa mujer que me ama profundamente así como soy, a mí y a mi familia, la honro por darme la vida, y elegir vivirla a mi lado día a día.

Bendiciones a todas las madres y padres que han asumido la maravillosa experiencia de vivir en familia, como sea que se componga, a quienes eligieron hoy ser responsables de sí mismos y de esos locos bajitos, les deseo que sean padres felices, risueños, juguetones y abundantes, y que malcríen a sus hijos llenándolos de amor y más amor, porque lo que vuelve es insospechable, esos peques son siempre muy agradecidos.

 
Zulma

Escrito para Mujeres Divinas

sábado, 5 de diciembre de 2015

Abundancia, ¿qué semillas sembré?


Por Madretierra Tarot (*)

 

Me preguntó mi amiga ayer: “¿Estás segura Zulmita que estamos en tiempo de abundancia?”, yo la corregí: “No amiga, estamos en tiempo de cosecha, cada uno tendrá que ver qué sembró”. Y esto me replanteó la vida misma.

 


Siempre me preocupo por lo que siembro, en todos los ámbitos, en mi labor, en mi pareja, en mi familia, con mis amigos, con mis vecinos, en mí misma. Qué semillas siembro en mí misma, pero mi amiga me hizo pensar un detalle importante, dónde siembro también es muy importante.

Vino a mí una parábola, la del sembrador:

Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando Él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: «He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.” Versión Reina-Valera 1960.

Pensé cuan sabia y actuales las palabras del Maestro, para él las semillas son las palabras, pero en este caso pensaba yo ¿dónde sembré mis semillas de abundancia económica? ¿Dónde las sembramos cada uno?

En los tiempos que corren “que la inflación”, “que el dólar”, “que mi jefe”, “que el tiempo”, en qué terreno usé mi labor, y mi trabajo, ¿en tierra fértil o lo hice sin conciencia en cualquier lugar? Iba hacia atrás en el recuerdo, mi familia comerciantes, desde niña estuve entre la compra y la venta, entre los precios y los impuestos, y pienso que tengo casi 40 años y las palabras y las historias se repiten, que lo único seguro es que el sol sale día a día y que la labor se hace día a día. Que las crisis son oportunidades en la vida, si realmente estamos bien predispuestos para sacar lo mejor de nosotros mismos para salir adelante, como diría mi amiga a veces una patada en el… puede ser un gran empujón.

Siempre será tiempo de abundancia si las semillas caen en terreno fértil y el único terreno fértil es uno mismo, depositar mi fe y confianza en mí mismo, en lo que hago, en lo que entrego, en mi esfuerzo y en el tiempo que le dedico a mi trabajo. En el esfuerzo práctico y el apoyo amoroso.

Nosotros llevamos un año juntos en este espacio y siento que mi siembra fue en terreno fértil, y mi cosecha es abundante, ojalá la tuya lo sea también.

Festejo un año de encuentros, de palabras y lecturas, de reflexiones y aprendizajes, y voy por más, espero que ustedes también lo hagan.

Feliz cosecha, que sea en abundancia y amor.

Mis bendiciones.

Zulma.

Escrito para la revista Mujeres Divinas

Mensajes del más allá


Por Madretierra Tarot

 

Dicen los que saben que en este tiempo, el velo que separa el mas allá del más acá se hace más fino, y que podemos encontrarnos por estos días con las almas de quienes ya cruzaron el portal hacia la eternidad.

 

Por estos días se percibe el olor del perfume de la abuela, o tenemos mas presente las palabras de ese ser que tanto queremos y ya desencarnó.

Abril es un tiempo sagrado, donde se activa como por arte de magia la sabiduría de nuestros ancestros. Las palabras y los mensajes llegan con tanta claridad que a veces sorprende.

De pronto cocinando algo, nos encontramos recordando la receta de la tía que ya no está como soplada al oído, o sentados frente al escritorio nos cruza como una ráfaga la imagen de estar frente al torno que usaba el abuelo.

Justo entre la mitad del otoño y el invierno es tiempo de honrar a los que nos precedieron en el camino de la vida.

Honrar a nuestros ancestros, según nuestras creencias, nos permite sentirnos en comunión con nuestras raíces, es nutrir la base de quienes somos en la vida. Recordarlos, dedicarles un tiempo para el rezo, para llevarles una flor, es dedicarnos tiempo y rezar para nosotros mismos y nuestros hijos.

Porque un árbol sin raíces es frágil y débil, pero un árbol con raíces profundas y vivas, puede atravesar tormentas y tempestades que nada lo derribará.

Por eso visitá los lugares donde caminaron los que te precedieron, tomá tiempo para recordar anécdotas, para llevarles flores donde descansa su cuerpo. Pedí guía y consejo, ellos siempre serán nuestros ángeles guardianes, donde quiera que estén.

Haz que tus hijos sepan de dónde vienen, así sabrán hacia dónde van. Arma un árbol genealógico, charla con tu familia recordándolos. Este es el tiempo de ellos.

Porque vivir el hoy implica proyectarse al futuro y enraizarse en el pasado. Porque el tiempo en nuestra alma no es lineal, es circular y un hombre sin pasado es un hombre sin rostro y un ser sin rostro no es visible en el presente y mucho menos podrá proyectarse hacia el futuro. 3

Cuidá y respetá a tus mayores, recordá y honrá a los que ya no están. Todo mi amor.

Zulma.

Escrito para la revista Mujeres Divinas

Silencio, madre creando


Por Madretierra Tarot
 

 

Las mujeres siempre estamos pariendo, pariendo nuestros hijos, nuestros vínculos, nuestros trabajos, a nosotras mismas, alguna idea.

Las mujeres anidamos todo en nuestro útero y luego cuando llega el momento de compartirlo con el afuera entramos en trabajo de parto. Un tiempo de introspección, de reconocimiento de si misma, un tiempo de sonambulismo, de llorar en las esquinas, de hablar con el ventilador.

Las mamás en estos tiempo parecen fantasmas, andan sigilosas, no hacen ruidos, parecen robot autómatas, hacen  por inercia, emiten sonidos y no palabras, sin precisión o sin énfasis, ahjá, mmm, eh?, aaaaaaaaaa, mjm, entre tantos otros que no interpretamos bien. A veces limpian y ordenan muchas veces el mismo espacio como buscando ordenar o limpiar algo más profundo que la habitación.

Las mamás en estos tiempos tienen cambios abruptos de estados de animo, alegría extrema, positivismo, seguridad, y al instante y sin motivo aparente tristeza, depresión, angustia, todo es trágico y negativo.

Suelen lucir ropa de dormir de día y de noche, aunque deambulen todo el tiempo como buscando algo que nunca encontrarán y jamás duermen. Esos días la mirada está como perdida, no mira ningún punto en especial, parecieran atravesar muros y distancias infinitas con la mirada, hay algo en ellas alrededor, como un halo blancuzco, como una neblina protectora, aunque a nada parecen prestar atención, en nada se equivocan.

En esos días todo huele a un silencio confuso, donde se sabe que se está en plena actividad pero lo que se ve es la inercia misma.

Y es en esos días justamente que lo mejor es correrse, nada se puede hacer para traer de nuevo a la mamá a este mundo, solo un bebé en su inocencia puede comprender a la mamá en este momento. Es tiempo de observar y aprender, si nos colocamos en un papel de espectadores no logramos entender nada, pero si entramos en la danza de la mamá con la sabiduría de los niños, nos enseña, y nos damos cuenta que lo que se va a parir es parte de todos, la mamá es la gran partera de la familia, ella es la que gesta, nutre y pare todo absolutamente todo lo que tiene que ver con ella misma y con todos los integrantes de la familia, ya sea el ascenso de papá como el logro deportivo del hijo o el logro personal de si misma.

Es porque la capacidad de parir es inherente al ser femenino y también porque somos portadoras de la hormona del amor: la oxitocina, lo que genera unión, ingrediente principal para la familia. Pero una mamá no es tal sino tiene un circulo que la sostenga, que la haga mamá, la familia, como sea que esté conformada esta, y es así como la mamá es la creadora de la familia y la familia es el sustento de la mamá.

Entonces cuando veas a mamá en esta situación solo entrá en sus tiempos y acompañá porque algo nuevo y maravilloso está por llegar, no sólo a la vida familiar sino al mundo mismo, ¿que? no lo sabremos hasta que se manifieste, pero pronto lo verás.

 

Feliz parto a todas las mujeres que se reconocen creadoras y a las que no, les deseo un pronto regreso a ustedes mismas.

Bendiciones.

Zulma.
Escrito para la revista Mujeres Divinas

Honrar la vida


Por Madretierra Tarot

Nos reconocemos como seres únicos a partir del momento en que honramos aquello de lo que formamos parte, como la familia.

Mi familia de origen, la que constituí, la que me crió, la del camino, es tiempo de vacaciones y muchos aprovechamos para encontrarnos con aquellos que no vemos hace tiempo o los que viven lejos.

Honrar la familia es honrar la estructura en la que me crié, buena o mala es la que construyó esta persona que soy hoy. Como nada es absoluto, en todo núcleo familiar hay tintes claros y oscuros, pero eso es lo que nos ha ido dando las herramientas para la vida misma.

Honrar al padre y a la madre es honrar al masculino y femenino que llevamos dentro. Esto no implica glorificar ni alabar a nuestros progenitores, sino reconocer que gracias a ellos estamos acá y soy este ser que veo hoy. También en conciencia plena de que ellos fueron la base y, hoy, yo soy mi continuidad.

Tanto el padre amoroso y sostenedor como el abandonativo que nunca mas volviste a ver, tanto la madre amorosa y consentidora como la violenta y acusadora, el que te haya tocado en esta vida y aún con el dolor latente, buscá en tu interior una imagen, un recuerdo, conectá con tu corazón, llorá el recuerdo de dolor o emoción, y perdonalo. Dale las gracias por lo mucho o poco que hizo, dale las gracias porque en un momento de iluminación te materializó como ser vivo en esta tierra, experiencia bendita y divina, a veces dura y a veces hermosa, pero plena.

Ese padre y esa madre te cedieron una gota de su sangre transformada, y en ella te entregaron toda su historia y su linaje, esto dice que no estás solo, que hay miles detrás tuyo, que te sostienen, te acompañan y te guían. Familias que arman una red preciosa de contención, tanto desde el presente como desde el astral, una vez que la podemos reconocer y honrar puede cambiar la manera de ubicarnos frente al mundo que nos rodea.

Por nuestra sangre corren los mensajes de legados de generación en generación, del aprendizaje y la experiencia de otros en mi red que ya transitaron por el mismo camino que transito hoy, y es por eso que recuperando esa red – la familia – es como recuperamos las llaves para abrir las puertas del presente.

Comenzá el 2014 rodeado de la familia, honrá a tus progenitores y descubrí todas las llaves que necesitás para encontrarte en abundancia, amor y alegría.
Mis bendiciones, Zulma

Escrita para la revista Mujeres Divinas

Cadena de amor


Por Madretierra Tarot

 


Llega al verano, tiempo de agua y de emociones a flor de piel, de familia, amigos, la plenitud y la expresión del amor en su sentido más puro: la compasión.

 

Con qué frecuencia expresás tu afecto a los que te rodean, este es un tiempo de balance intermedio, nada florece sin la intervención de la emoción, nada se expande en belleza sin un gesto de atención o amor.

Cuántas veces les decís te quiero a tus seres queridos, generalmente lo damos por supuesto. Suposiciones, vivir de suposiciones, supongo que me quiere, supongo que eso me pertenece, supongo que es bello, supongo que puedo, supongo. Suponer es dar por entendido algo, aunque no tengamos bases para sostenerlo, hacer suposiciones nos confunde y nos lleva a decisiones erradas, es construir castillos de arena en el aire.

Me gustaría saber cuántas veces por día besás a tus hijos, espero que sean muchas, con los niños es mucho más fácil, ellos derriban hasta la muralla más dura y vieja en pos del amor. También besás a tus padres y hermanos o solamente cuando los saludás, y a tus primos y cuñados, ¿por qué no?, ¿tenés algún prejuicio sobre el amor? Cuántas veces le decís a tu amigo o amiga que lo amas, claro, creés que es una frase reservada sólo para alguien especial, y aquel que está siempre con vos, en las buenas y las malas no es alguien especial, ¿no?

Una amiga suele decirme a veces: “Tomemos un fernecito así nos soltamos y nos abrazamos más”, por qué la vergüenza frena esas ganas de expresar nuestro afecto. En qué momento nos convertimos en seres tan secos e inexpresivos.

Mostrar amor es mostrar debilidad, puede ser mal interpretado, puede generar confusiones, pero acaso el desamor, la inexpresión, la falta de afecto, ¿no nos generan problemas peores?

Este es el momento, en estas fiestas los regalos deben ser los sentimientos, los reales, no importa el precio, chequeá el amor que ponés en hacerlo o elegirlo. Regalá amor, ese que no viene empaquetado y que realmente no tiene precio en cotización.

Soltá, expresá, abrazá, besá, animáte a decir todo lo que siente tu corazón sin esperar o exigir  respuestas, sólo por el placer de expresarlo. Aprovechá este tiempo para dejar la vergüenza y los prejuicios de lado, no tengas miedo por malas interpretaciones, dile cuánto los querés, dale rienda suelta a tu impulso y abrazá a tu padre, pegá tu corazón con el suyo y sentí cómo laten en un mismo ritmo. Estirá los dedos de la mano y acariciá la mejilla de tus hermanos y sentí en tus dedos la piel que los envuelve a ambos. Lo que te estoy pidiendo no es que demuestres un amor que no sientas, tampoco que salves vínculos en naufragio, sólo te pido que demuestres ese amor verdadero que todos tenemos bien guardado. Te darás cuenta que en la medida que más ames y lo demuestres, más te amarás a vos mismo y menos enfermedades penetrarán en tu cuerpo.

Te propongo un juego, algo similar a las tantas cadenas que circulan por Internet, elegí tres personas como mínimo, dales un fuerte abrazo y expresáles todo lo que sentís por ellas, luego pedí que hagan lo mismo con otras tres o más personas. Que estas cadenas sean reales, salgamos de la red virtual, hagámoslo cara a cara, cuerpo a cuerpo, sintiendo nuestros latidos, mirándonos a los ojos y observemos cómo nuestra vida cambia.

Mi amor y mis bendiciones.

Zulma.

Escrito para la revista Mujeres Divinas

martes, 1 de diciembre de 2015

Hierbas para el amor


 
Muchos piensan que el amor es para adolescentes, que no hay necesidad de la exposición, o el exhibicionismo. Acaso ¿Creen que los enamorados pueden ver a alguien más allá de ellos mismos? ¿Cuándo el amor se convirtió en pecado y demostrarlo en un acto de libertinaje? Es importante recuperarlo.
por Madretierra Tarot


 
Los hijos que ven las demostraciones de afecto de sus padres, tienen parejas más seguras y amorosas, porque aprenden que el amor es parte de la vida y es lo más bello que nos puede pasar.
Se enamora desde la palabra, la mirada, el gesto, la actitud de entrega. Nunca desde el deseo de posesión. Los reales hechizos de amor son los hechos de a dos y créanme que no funciona el de uno sobre el otro, porque eso es un hechizo de posesión. Poseer al otro no es amar. Amar es desear la libertad del espíritu del otro y entregarse solo a su corazón, sin títulos, solo emoción y sentimientos, así sea una vez en la vida.
Te invito a preparar cualquier tipo de ave al horno con la siguiente salsa:
Mortereá los pétalos de trece rosas de jardín de las que tienen perfumes, si son rojas mejor aún -recordá quitarle la parte blanca del pétalo para que no quede gusto verde- junto a tres cucharadas de anís. Molé aparte almendras. Poné ajo picado a dorar en una sartén junto a una rebanada de manteca, y cuando tome color dorado agregá una tuna (fruto rojo del campo), agregá la almendra y las rosas junto a tres cucharadas de miel, condimentá a gusto y serví tu ave junto con esta rica salsa.
Te sugiero acompañarlo con un té negro frío con jengibre, clavo de olor y miel.
El secreto es prepararlo y disfrutarlo de a dos.
(*) Zulma Moreyra.

escrito para la revista de Mujeres Divinas

Agosto, mes de la Pachamama

 
El maíz, para los pueblos originarios americanos, representaba la tierra, la abundancia y la nutrición. Era una planta sagrada y esto lo tenían presente al momento de alimentarse con la planta.
por Madretierra Tarot


El maíz es la representación de la Madre Tierra en todo su esplendor, es un semillero constante y creciente que tiñe de oro verde los campos sembrados. Maravilloso sería volver a recuperar en él nuestro poder y sabiduría ancestral. Soltar las manos que lo mutilan y lo transforman en plantas sin nutrición y sin futuro, recuperar los tiempos en que una planta daba dos mazorcas y cada una de ellas más de trescientas semillas fértiles.
En qué momento perdimos ese poder de abundancia, en que estábamos pensando cuando cedimos nuestra capacidad de nutrirnos y de sanarnos.
Alcemos juntos nuestras voces y en el mes de la Pachamama honremos nuestra capacidad de creación y abundancia, volvamos la mirada a la tierra y recuperemos nuestras semillas y nuestros valores. Primero las internas para comenzar a recuperar las externas.
Comienza un nuevo ciclo y nuestros ancestros lo celebraban honrando el poder de abundancia de nuestra Madre Tierra. Aun hoy se mantienen las tradiciones, el 1 de agosto es la celebración de la Pachamama, fuente inspiradora del bienestar del pueblo y de su protección. Ofrendar con respeto, amor y dignidad en agradecimiento y a la vez pidiendo trabajo y abundancia.
Te propongo una simple y amorosa ceremonia que podés compartir con otros o hacerlo en la intimidad. Prepará en una bandeja o canasta, semillas, chicha o caña con ruda, polenta, alguna comida rica, prepará algunas hierbas aromáticas como menta, burro, romero o yerba buena, entre otras, agregá un matecito si es tu infusión diaria. Sahumá tu hogar con lavanda, romero, palo santo o lo que tengas a mano. Encendé un fuego o una vela —vienen unas velas en forma de choclo— abrí un pocito en la tierra de tu jardín, sahumá el pozo y comenzá a depositar amorosamente y a conciencia las ofrendas. Podés poner elementos que representen tu trabajo o tus deseos —no siembres cosas de plástico ni de vidrio—. Hablale a la pacha comenzando diciéndole quién sos, y agradeciendo por todo lo que has tenido en el año, luego pedí humildemente lo que deseas o estés necesitando. Lo último que hay que agregar es la yerba del mate y la vela o unos carbones del fuego, tenés que dejarlo hasta que se consuma. Poné alrededor unas piedras marcando ese lugar como la boca de tu tierra. Concluí con una canción o una oración.
Esta ceremonia se puede realizar con la familia o amigos y terminar en una mateada o compartir algo rico.
Recuperá tu capacidad de creer en tu propia abundancia, la Madre Tierra siempre ha sido generosa con sus hijos, y este 2014 también lo será.
Escuchá la voz de la Madre Maíz, el susurro de sus hojas, el moler de sus granos y confíá en la Madre que te sustenta y en vos mismo que estás buscando las posibilidades del cambio. Cada uno puede ser esa semilla de maíz, que pronto se multiplicará y traerá más nutrición a su pueblo. Que así sea, que así sea, que así sea.
Mis bendiciones y todo mi amor.
Zulma.


Escrito para la revista Mujeres Divinas

La tetera de porcelana

 
Debo confesar que tengo debilidad por los objetos antiguos, más aún por aquellos que conllevan una historia.
por Madretierra Tarot
 
 


 
Hace algún tiempo, caminando por una ciudad preciosa que quiero mucho, me topé casi sin querer con una gran feria de antigüedades, mi corazón repiqueteaba y me sentía cual niña frente a un kiosco, con la sensación que siento en una librería o en las herboristerías de Uruguay, donde nunca sé que comprar, aunque con la certeza de que de allí saldré con las manos llenas y una sonrisa en el alma.
Era una mañana preciosa de marzo, esas en las que el sol se cuela por los árboles y produce efectos mágicos. Me paré frente a un puesto, clavada como el marcador del termómetro. Del otro lado del mostrador había mucho movimiento, cuando de pronto de una de las cajas sale una señora antigua como las cosas que vendía —jorobada, pálida, de rasgos finos y delicados— saludando y ofreciendo: “Buenos días, podés consultar si te interesa algo”. Yo saludo y levanto la mano hacia una tetera de porcelana que simplemente de verla me enamoró, hacía tiempo que había expresado mi deseo por tener una.
Como en el universo todo es perfecto, me encontré acariciando una tetera de porcelana con un cartel que marcaba “250 labrada en oro”. El momento fue mágico, la toqué y me transporté, vi claramente un grupo de mujeres mayores, de cabellos blancos, muy coquetas pero anticuadas, jugando a las cartas sobre una mesa grande de caoba haciendo juego con otros muebles y la tetera junto a sus tazas en funcionamiento.
Escucho como a lo lejos una voz que me decía: “Yo soy de Victoria, Entre Ríos, soy profesora de Historia, me vine a vender las cosas de mi familia porque todo esta tan caro…”, el diálogo continuó: “¿Cuánto sale la tetera?, ¿250 dólares?”, pregunté con mucho temor cortando la conversación de la puestera. La mujer pronto respondió: “No. 250 pesos argentinos, y está labrada en oro, también viene con las tacitas y…”, yo ya no escuchaba. Nuevamente, en aquel caserón observaba como las mujeres se movían rápido después de una llamada telefónica —el teléfono cuadrado negro con disco— las cuatro mujeres se subieron a un Peugeot 504 marrón, dejando en la mesa la tetera servida. Una de ella manejaba, tuve claramente la sensación de que nunca más volvieron.
“Si no tiene dinero, se lo puedo dejar en 200 pesos, o 180”, continuaba diciendo la vendedora. Sólo escuché esto último, a lo que le respondí que en 200 estaba bien, no necesitaba más rebajas. Me envolvió feliz el juego mientras continuaba hablando que quién sabe qué.
La sorpresa me la llevé en mi casa cuando al desembalar, con mi mamá, encontramos las tazas y la tetera manchada de té y la azucarera con azúcar negra y cristalizada, seca como si se hubiese quedado en el tiempo.
Así, y gracias a esta maravillosa e intuitiva compra, llegó el té chai a mi vida, como una receta de invierno para energizar la familia y movilizarla en las mañanas. Te invito a que la disfrutes visionando viejos o nuevos tiempos en tu vida.

Té chai
Hierve agua en una pava. Coloca en la tetera:
– 2 cucharadas de té verde
– 1/2 rama de canela
– 5 semillas de cardamomo verde
– 2 clavos de olor
– 1 cucharada de jengibre rallado
Por último agrega el agua hervida en la tetera y disfruta del aroma activador de este té milenario.
Bendiciones.

Zulma.

Escrito para la revista Mujeres Divinas

La lágrima de Helena

 
Dice la leyenda griega que el tomillo nació de una lagrima de Helena de Troya, y con esta los guerreros eran bendecidos.
por Madretierra Tarot


               
Se dice que es una hierba mágica, que un té de tomillo permite ver más allá de lo que los ojos pueden ver.
Lo cierto es que al tomillo ya lo conocían los egipcios, quienes preparaban un ungüento para embalsamar y lo quemaban en los hogares como purificador de epidemias. Mas tarde en Grecia y Roma consideraron sus propiedades vigorosas y estimulantes, siendo muy usado por los guerreros. A partir del siglo XVIII comenzó a ser cosechada para perfumes y licores, ya los romanos la usaban como especias en sus comidas,
El Thymus Vulgaris es una aromática de color blanco parduzco, con unas flores pequeñitas amarillitas. Tiene propiedades antisépticas, antiespasmódicas y es el mejor antibiótico que, como es natural, no genera anticuerpos. Es muy usado en problemas de digestión lenta y dolores estomacales.
Los soldados de la Antigua Roma los usaban para lavar las heridas porque calma el dolor y es antiinflamatorio.
Un té frío de tomillo todas las mañanas, pasado con un algodón en la piel de la cara, ayuda contra el acné porque es limpiador y tonificador de la piel.
Es muy importante para las vías respiratorias. Es antitusivo y expectorante, por lo tanto es un gran aliado contra enfermedades como gripe, catarro y tos, con una simple infusión diaria de té verde, limón, tomillo y miel. Es un excelente aliado para los cambios de temperatura o los grandes fríos. Debido al timol y otros aceites esenciales que posee, el tomillo es antibacterial y antifunguicida de amplio espectro.
Además es un muy buen aliado en la gastronomía para acompañar carnes. En ayurveda se dice que una dosis diaria de condimentos ayudan a equilibrar el organismo y generar defensas.
Te invito en estos tiempos a quemar tomillo en tu hogar, para alejar las malas energías y proteger a tu familia.
Bendiciones.
Zulma.

Escrito para revista de Mujeres Divinas

El llantén

Nuevamente nos encontramos en este espacio maravilloso donde podemos conocer y recordar las virtudes de nuestra farmacia natural.
por Madretierra Tarot


               
Cada vez que tengo que sentarme a escribir este artículo me cuesta decidir por una de todas mis hierbas favoritas. A veces opto por aquellas que tienen una historia para mí, en otras oportunidades escojo las que están en esplendor en este tiempo, no obstante, esta vez me he decidido por la más noble y sencilla de todas.
El plántago mayor o menor más conocido como llantén, es una de mis predilectas y de más uso en mi hogar. En este tiempo está en flor, con sus varitas de semillas llamando la atención desde lo llano de la tierra.
Es una maleza reconocida a lo largo de la Argentina, muy difundida y utilizada en todo el mundo,  usada por nuestros ancestros aymaras y mapuches en Chile. Crece espontáneamente sobre el césped o las tierras poco trabajadas, de ella se utilizan sus hojas y semillas.
Tiene múltiples propiedades, las principales son: depurativa, diurética, antiinflamatoria, antibacteriana y cicatrizante. La más importante es que es expectorante y depurativa del pulmón.
El llantén se usa para resfríos, catarro y tos, se puede tomar en té, de tres a cuatro tazas por día, la ración es de 100 gramos de llantén seco por litro de agua.
Es muy buena para heridas infectadas, várices y hemorroides, colocándose simplemente varias hojas frescas machacadas sobre la herida en forma de cataplasma, es excelente en estos casos por su poder antibacteriano y cicatrizante. También se toma en té para cicatrizar las úlceras gástricas.
Acostumbro hacer en luna nueva (como para tener claridad visionaria y definirme una fecha) un ayuno de líquidos o dos frutas. Ese día no como absolutamente nada más que las frutas que elegí y agua hervida, para depurar el cuerpo. Acompaño este proceso, tres días antes, con té de llantén porque ayuda a depurar el hígado graso. Sus semillas son mucílagos, ayudan en la constipación.
Tengo siempre a mano un simple ungüento preparado para heridas, úlceras y hemorroides, con el jugo de varias hojas de llantén con tres cucharadas de vaselina sólida. Para su conservación muchas veces las cocino a baño maría, un puñado de llantén y vaselina sólida, luego lo cuelo y lo dejo enfriar y queda listo para usar.
El llantén es una planta noble sin contraindicaciones que no debe faltar en el jardín del hogar ni en el botiquín natural.
Me despido y les recuerdo que pueden enviarme las historias de las recetas medicinales de su familia, para poder compartirlas con todos.
Mis bendiciones.
Zulma.


Nota escrita para la revista de Mujeres Divinas   http://www.mujeresdivinasweb.com/